Arte y lengua de signos. Soledad Melián

arte

 

Arte y Lengua de Signos; dos conceptos que de un tiempo a esta parte se han unido a través de la música.

Ya no es extraño ver en internet canciones adaptadas a LSE -con más o menos acierto en algunos casos -o ver grupos o artistas musicales que incluyen la lengua de signos en sus actuaciones, haciendo sus letras y ritmos accesibles para las personas signantes. En Canarias tenemos la fortuna de haber vivido este fenómeno incluso antes de que se pusiera de moda. Corría el año 2009 cuando por primera vez, la intérprete de lengua de signos, Soledad Melián, se subía al escenario de la mano del grupo Ida Susal y convertía sus canciones en accesibles, dotándolas de la emoción y el arte visual propios de esta maravillosa lengua. No es sencillo adaptar canciones a lengua de signos, pues no es cuestión sólo de letras, también lo es de significados, esencia y ritmos. Algo de lo que hemos querido que nos hable la propia Soledad Melián, aprovechando sus siete años de experiencia en este campo.

¿Cómo llegó a tu vida la lengua de signos?11034451_10153211264749374_3880513144607621416_o

En mi época escolar. Me encontraba cursando el bachiller en la Escuela de Arte Fernando Estévez y había un chico sordo que siempre se acercaba a hablar conmigo y, algunas veces, para que le “interpretara” lo que él quería decir a otras personas. Lo más curioso de todo es que yo no sabía absolutamente nada de lengua de signos española –LSE- y no entendía como aquella persona intuía que a mí me encantaba la lengua de signos, pero nunca había tenido la oportunidad de aprenderla. Probablemente las ganas de entenderlo y de poder aprender esa lengua que llevaba tanto tiempo en mi cabeza, fue lo que me dio el impulso para decidirme a dar el salto e investigar dónde podía formarme. Desde el momento en el que puse un pie en mi primera clase de lengua de signos, mi mundo cambió por completo. Descubrí una lengua maravillosa con la que expresar lo que quería de mil formas visuales diferentes. Desde ese año (2002) hasta ahora, nunca me alejé de este mundo y se convirtió en mi forma de ganarme la vida.

¿Cómo se unen en tu vida la lengua de signos y la música?

Como comentaba, nunca me separé de la LSE y fue cuando me encontré con Julia Botanz, cantautora y creadora del grupo de música Ida Susal, cuando pensamos en porqué no abrir al público sordo el mundo del arte y de la música, que por aquel entonces no había muchas personas en todo el territorio español que lo hicieran y menos de forma pública. Después de empezar con Julia a adaptar su música a LSE, hice alguna colaboración con el cantautor Jesús Garriga  con el que tengo algún proyecto pendiente que espero pueda salir pronto a la luz.

¿Cómo fue la primera vez que te subiste a un escenario?kjj

En el acto del “Distinguido FUNCASOR” fue cuando por primera vez, pisamos juntas las tablas de un escenario Julia y yo. Desde ese momento hasta ahora, no hemos dejado de viajar juntas por conciertos, mundos y gentes maravillosas. Tantos viajes dimos desde esa primera vez, que dentro de poco saldrá a la venta el segundo disco del grupo y llevará, además del libro y el disco, un DVD con las canciones del grupo en LSE para que las personas sordas signantes las puedan disfrutar y, por supuesto, ¡toda persona que quiera ver los videos que estamos preparando!

¿Qué crees que es lo más difícil de adaptar canciones a lengua de signos?

Sin duda alguna, llegar al sentimiento exacto que la persona quiere llegar a transmitir con su canción. Tengo la suerte de poder trabajar codo a codo con Julia, y con Jesús cuando trabajamos juntos, y les hago un sinfín de preguntas sobre cada una de las frases de sus canciones. Julia no quiere que el público reciba palabra a palabra cada una de sus frases, ella quiere que le lleguen las sensaciones, lo que ella siente con esa canción, adaptar a lengua de signos las palabras respetando su cultura y forma de entender la vida.

 

Actualmente es habitual ver en internet o en las redes sociales vídeos de canciones signadas. ¿Crees que esto es positivo para la lengua de signos y las personas sordas?

Todo lo que sea difusión de la lengua de signos es positivo. Es importante que el mundo entero sepa que es una lengua rica, con su estructura propia, gramática, una lengua reconocida en el estado español y capaz de poder expresarse con ella todo lo que se quiera. Hay muchos videos de personas que están aprendiendo lengua de signos y vemos que tal vez su estructura o la forma de expresar ciertas ideas no son gramaticalmente correctas y puede confundir pero, todas las personas empezamos el camino por el mismo lugar y son fases de aprendizaje que tenemos que pasar.

¿Qué es lo que más te gusta de adaptar canciones?13116052_1055545664491479_9096459606781769158_o

Me gusta saber que la gente puede llegar a ponerse en el lugar de la persona que escribió la canción, me gusta emocionar a la gente, me gusta ver las caras de las personas que se acercan a nuestros conciertos y disfrutan como si las canciones fueran suyas o las conocieran de siempre, me gusta sorprender y que la gente se encuentre con algo que no esperaba. Despertar emociones a través de la lengua de signos en la gente es algo indescriptible.

También me gusta meterme en la cabeza de las personas que componen. Descubrir secretos de las canciones que, de otra manera, sería imposible descubrirlos. Me encanta poder viajar con todo el equipo y poder llevar la música signada de Ida Susal fuera y que la gente la descubra. También me gusta descubrir nuevos movimientos en mis manos y diferentes maneras de hacer las cosas. Me encanta trabajar con Silvia García, amiga e intérprete de lengua de signos, porque me hace darle vueltas a las letras y me ayuda a encontrar la mejor forma de hacer las cosas, ¡gracias Silvia!

¿Y lo que menos?

Puede que lo que menos me guste es no encontrar el signo perfecto para una idea en el minuto cero que me pongo a prepararme las canciones. Pero no encuentro cosas negativas de este ámbito que he decidido implicarme por motivación personal. Cuando algo se hace de corazón, pocas cosas pueden fallar e Ida Susal, es la música que sale del corazón (por eso su signo).

¿Cuánto trabajo hay detrás de una canción bien adaptada?

Horas, muchas horas. Como comentaba antes, hay que leer la canción, sentarse con la autora, desgranar en compañía cada una de las partes de la letra (hasta las partes que parecen obvias, algunas veces no lo son tanto), empezar a pensar como harías esto o aquello, practicar, practicar y practicar. Compartirlo con compañeras que revisen tu trabajo, retocar lo que haga falta y volver a practicar.

11696602_1030160023696710_5545237010467554322_o¿Te ha ocurrido alguna anécdota graciosa encima de un escenario?

Graciosa no sé si es pero, que todo el público, sin saber LSE, se ponga a imitarte y copiar tus movimientos, es algo muy emocionante. Y que te digan que no les hace falta saber LSE para poder entenderte, es alucinante.

¿Hay algún tipo de canción que te resulte más difícil?

Todo con la preparación adecuada se vuelve más sencillo pero, las canciones llenas de metáforas y de ironías, vuelven algo más compleja la preparación.

¿Qué consejo le darías a alguien que quiere adaptar canciones y está empezando?

Que trabaje mucho, que no se quede con la primera idea que le viene a la cabeza y punto. La lengua de signos es una lengua rica y nos ofrece muchísimos recursos. Tiene una estructura propia y recursos propios visuales maravillosos, si no hacemos uso de estos, probablemente la comprensión de nuestro trabajo se vea oscurecido.

¿Cuál crees que debería ser la base mínima?

Dominar la lengua de signos es fundamental. Todas las personas podemos signar una canción sabiendo muy poco de lengua de signos pero, si nos queremos dedicar de manera profesional o queremos ofrecer un mínimo de calidad, tenemos que tener una lengua de signos fluida y trabajada. El objetivo final es que la gente te entienda y eso solo se consigue con años de experiencia y duro (y disfrutado) trabajo.

 

Ronda de preguntas cortas:

¿Cuál es tu libro favorito?

No sé si es o no mi favorito, de hecho no lo creo pero, uno muy importante en esta época es El poder del ahora, Eckhart Tolle.

¿Qué libro estás leyendo actualmente?

El mundo amarillo, Albet Espinosa

¿Qué película te ha emocionado más?

Romeo y Julieta (sí, lloré mucho en el cine)

¿Cuál es tu comida favorita?

Sushi (¡vegetal claro!)

¿Qué comida no volverías a comer?

Carne o pescado

¿Qué lugar del mundo es el último que has visitado?

Madrid dentro de España y Berlín fuera de ella.

¿Y el lugar que quieres visitar?

Nepal

¿Reciclas?

Queremos dar las gracias a Soledad, por su buena predisposición para contestar nuestras preguntas.