Del trabajo en el campo al no trabajo

autora-celsa-caceres

Introducción

La integración social plena como el opuesto a una situación de marginación social se concibe como la participación total en los distintos subsistemas sociales: el económico, el político y el cultural. La forma y la medida en que las personas participan de estos subsistemas, determina su posición en el continuo exclusión social-integración social según se ubiquen en la zona de los privilegiados, de la masa social o de los excluidos sociales (López, 1999:38). En el cuadro 1 se recoge una síntesis de esta relación.

En una sociedad que basa su desarrollo en “un modelo de desarrollo incontenido y de consumo ilimitado con fines de provecho” (López, 1999:22), la participación en el espacio económico constituye el principal apoyo para el desarrollo de la vida adulta, es por ello que el empleo se ha considerado uno de los principales motores para la integración social de las personas con discapacidad, en tanto les permite emanciparse y desarrollar su propio proyecto de vida. Si bien, los niveles actuales de destrucción de empleo y la mala calidad de los pocos disponibles obligan a cuestionar esta premisa.

Descargar artículo completo