Protagonistas: Imma y Carlos, un “tándem” apoyando la lengua de signos

teatro mimo (imma)

Si tuviéramos que asociar ámbitos tan variados como la docencia, la investigación, el teatro y los viajes a una sola persona y que ésta fuera sorda, probablemente, en nuestra comunidad, nos mostraríamos algo escépticos. No porque pensemos que las personas sordas carezcan de potencial para involucrarse en la actividad que quieran, sino, más bien, porque sabemos que los medios para poder desarrollar cada una de esas facetas, están lejos de ser accesibles para ellas.

Descargar artículo completo