La adaptación audioprotésica precoz

BABY02

Resumen

Las últimas recomendaciones de la Comisión para la Detección Precoz de la Hipoacusia (CODEPEH) sugieren llevar a cabo el cribado auditivo antes del mes de vida y el diagnostico audiológico antes de los tres meses de edad. La adaptación audioprotésica debe hacerse antes de un mes tras el diagnostico. Esto implica, que en el mejor de los casos, podemos encontrar  niños que requieren audífonos a los siete meses. La adaptación a estas edades tiene unos requerimientos muy diferentes a las del niño, adolescentes o adultos en general. Primero, es necesario un estudio individualizado y continuado de la sensibilidad auditiva toda vez que en niños tan pequeños las respuestas son de una gran variabilidad. Esto exige el contrastes entre diferentes tipos de pruebas audiológicas repetidas en diferentes momentos.

Posteriormente los métodos de prescripción de la ganancia seleccionada deberán ser específicamente pediátricos y debe permitir tener en cuenta las características anatómicas y sensoriales  de cada niño. Toda vez que el principal objetivo de la adaptación pediátrica precoz es facilitar la pronta adquisición del  lenguaje, la verificación deberá establecer sí se han alcanzado los valores de ganancia prescritos en función del espectro del  promedio de la palabra hablada. Finalmente la validación debe contemplar las medidas en campo libre que permitirán establecer  los logros en la adquisición del lenguaje así como el uso de cuestionarios o entrevistas que valoren la bondad de la adaptación  tanto en el entorno familiar como escolar.

Descargar artículo completo