PAUTAS PARA PROFESORADO con alumnado con discapacidad auditiva

Pautas profesorado

Pautas profesorado.  En la actualidad, los centros educativos cuentan con un mayor número de adaptaciones e información para mejorar la accesibilidad del alumnado con discapacidad auditiva, pero aún siguen existiendo barreras que les dificultan un aprendizaje pleno.Para minimizar dichas barreras, se hace necesario que el profesorado cuente con la debida formación e información al respecto, y es por ello que el Servicio de Logopedia de Funcasor, hemos elaborado el siguiente artículo, que tiene como objetivo fundamental servir de guía para el profesorado con alumnado con discapacidad auditiva, para mejorar su aprendizaje e inclusión.

Pautas para iniciar/mantener una explicación en clase:

  1. Llamar su atención: debes darle a entender al alumnado con discapacidad auditiva que vas a iniciar una conversación o vas a comenzar a explicar algo en clase. A veces no somos conscientes de este hecho, pero es de gran importancia, ya que pueden perder parte de la información o la información completa de la explicación. Cuando te esté mirando puedes empezar a hablar.
  1. Respetar los turnos de palabras: especialmente si se trata de un grupo numeroso de personas, como es el caso de un aula, deben respetar los turnos todas las personas presentes. Las dificultades de comprensión se multiplican cuando intervienen muchas personas a la vez, con la consiguiente pérdida de información, frustración, molestia auditiva al ruido, etc.
  1. Vocalizar con naturalidad: sin gritar, vocalizando normalmente. Si hablamos de manera exagerada, podemos darle la sensación de que estamos enfadados y dificultamos su entendimiento.
  1. Hablar de frente: Evitar explicar mientras se está escribiendo en la pizarra, ya que al estar de espaldas se imposibilita la lectura labio-facial.
  1. Información clara: las explicaciones deben de ser lo más claras y concretas posible, y es muy importante que se apoyen en ejemplos, asegurándonos de esta forma la comprensión de la misma.
  1. Repetir la información o hacer un resumen: Si algún compañero ha hecho una buena aportación, el alumnado con sordera puede que no lo haya oído, por lo que es importante repetirlas.
  1. Asegurarte de que ha entendido la explicación: es importante que, una vez realizada una explicación, asegurar que el alumno la ha entendido. Puede que no haya comprendido, o la haya comprendido mal, por lo que estaría en desventaja en cuanto al seguimiento de las clases. Se debe apoyar al alumno facilitándole la comprensión y la participación.
  2. Evitar realizar explicaciones simultáneamente con la presentación de un objeto: es aconsejable presentar la información visual que se quiera enseñar (dibujo, objeto, etc.), y posteriormente explicarla. Esto va a facilitar la comprensión del alumnado con discapacidad auditiva, ya que acceden más fácilmente a la información visual y esto le facilitará la comprensión de la información. Además, al presentarle los dos tipos de información de manera simultánea, perderán información auditiva y por lo tanto no la comprenderán.Pautas

 

Pautas generales en clase:

  1. Colocación en la clase: lo ideal es que, si la clase está organizada por filas, la persona con discapacidad auditiva, se coloque en la primera o primeras filas, con el objetivo de apoyarse visualmente en las explicaciones que da el profesor, y, si fuera necesario, poder apoyarse en la lectura labio-facial.

Si la clase está organizada por grupos, es importante que el alumno tenga en todo momento al profesor delante por los motivos anteriormente explicados. Deben respetar todos los presentes los turnos de palabras.

Una buena organización del aula podría ser en forma de U, ya que de esta manera la persona con sordera puede ver a todos sus compañeros, saber quién interviene en cada momento, puede apoyarse de la lectura labio-facial, etc.

  1. Condiciones del aula: debe tener una buena iluminación y condiciones acústicas óptimas. Utilización de FM o bucle magnético si procediera.
  1. Fomentar el silencio en clase: el ruido de fondo en las aulas es uno de los factores que más les dificulta la comprensión en clase. Es por ello que se deberá concienciar al resto de compañeros sobre la importancia de mantener silencio en las clases manteniendo los turnos de participación, evitando arrastrar sillas, gritar, etc.
  1. Utilización de un sistema de frecuencia modulada (FM): el sistema FM está formado por un trasmisor, un receptor y un micrófono.

El profesor o profesora se coloca un micrófono que capta su voz y la envía a través del transmisor hasta el receptor, situado en los audífonos del niño.

Es muy importante el uso de esta ayuda técnica en clase, ya que le va a facilitar la comprensión en gran medida al alumno con discapacidad auditiva. El objetivo de este sistema es transmitir la voz del profesor/a al alumno/a de una manera más limpia, disminuyendo el ruido de fondo (ruido de sillas, voces de los compañeros…), la reverberación (o “eco”) y la distancia entre los dos. De esta manera, el alumnado con discapacidad auditiva captará

un sonido más limpio y, por lo tanto, aumentará su comprensión durante las explicaciones.

  1. Comprobar que las ayudas técnicas del niño/a funcionan correctamente: este es un aspecto básico a tener en cuenta durante el desarrollo de las clases. Sin un funcionamiento correcto de la ayuda técnica, ya sean audífonos, implantes cocleares o incluso la FM, no accederán de manera satisfactoria a la información auditiva. Deberemos comprobar si los alumnos llevan colocadas las ayudas, si las pilas de los mismos siguen funcionando o se han agotado y si los dispositivos funcionan correctamente. Le preguntaremos al alumno/a si funcionan correctamente, y con el paso del tiempo, será el propio niño o niña el que manifieste que no funcionan correctamente o demanden cambio de pilas.
  1. Información visual: las personas con discapacidad auditiva acceden a la mayoría de la información de manera visual, ya que es una forma de compensación a la falta de audición. De ahí la importancia de apoyar todas las explicaciones posibles con información visual: escribir en la pizarra (antes o después de explicar, para que pueda acceder a la lectura labio-facial), presentación de diapositivas, láminas, dibujos, etc.
  1. Respetar los diferentes ritmos de trabajo: también ir adaptando los contenidos en función del resultado (supresión, adición o cambio en las secuencias).
  1. Anticipar el contenido: es muy importante que el alumno o alumna pueda acceder al vocabulario que se trabajará en el tema siguiente, ya que gracias a

esta anticipación, podrá comprender mejor el contenido cuando se explique en clase. Ya conoce la información, por lo que ayudará a una mejor discriminación auditiva de la misma.

  1. Trabajar actividades auditivas y de comprensión lectora: estas actividades son las que más suele costar al alumnado con discapacidad auditiva. Se podrá fomentar en clase el trabajo auditivo mediante, por ejemplo, actividades con audios, así como de comprensión lectora (en donde se trabaja la memoria auditiva), ya que son aspectos básicos para su desarrollo y aprendizaje.

 

Algunas de las pautas expuestas, en principio pueden parecer obvias, pero muchas veces, al seguir un ritmo determinado en las clases no somos conscientes de las mismas. Aplicando estas medidas, se evitará que el alumnado con discapacidad auditiva se encuentre en desventaja con respecto al resto de compañeros y compañeras, pudiendo avanzar sin encontrarse con otras barreras (a parte de la dificultad auditiva) que obstaculicen su avance educativo.

logos logopedia