Sexo y discapacidad

SEXO

Hoy en día continúa siendo algo difícil hablar de sexualidad en nuestra sociedad por la carga afectiva llena de tabúes y prejuicios; más difícil aún es hablar de la sexualidad en las personas con discapacidad.
Sus propias limitaciones junto con la sobreprotección familiar, la falta de entornos en los que relacionarse con los iguales, el no reconocimiento de su necesidad de intimidad sexual, etc. hacen complicada, cuando no imposible, que tengan una buena vida interpersonal.

Mucha gente piensa que son personas asexuadas, y nada más lejos de la realidad, todos y todas somos seres sexuados y por lo tanto también sentimos deseo y debemos de poder resolver nuestras necesidades. Para ello, algunas personas con discapacidad a menudo requieren de la ayuda de profesionales relacionados con este ámbito.

Plantear esto, conlleva muchas veces rechazo social. La asistencia sexual es una actividad que algunas asociaciones ofrecen para que estas personas encuentren una vía a través de la cual desarrollar su sexualidad.

Esta figura es bastante compleja, ya que está a medio camino entre el ayudante, el amante, el amigo y el confidente y se muestra como una opción no libre de críticas, pero como una alternativa. Hablamos de personas que escogen dedicarse a ayudar a quienes no pueden disfrutar del sexo ya sea manteniendo relaciones sexuales con ellos, facilitándoles ayudas técnicas para realizar el acto o sencillamente dándoles placer, deseo y cariño.

En España existen muy pocas asociaciones donde haya asesoramiento, terapia y formación para un desarrollo satisfactorio de su sexualidad y que además exista la figura del asistente sexual, pero un ejemplo es “Tándem Team” una asociación sin ánimo de lucro, un proyecto de creación reciente en Barcelona y por otro lado en Canarias también tenemos “Aspasia Canarias” asociación con un excelente equipo humano multidisciplinar y donde su referente estuvo vinculada a Tandem Team.

Dentro de nuestro papel como profesionales de este sector esperamos que este tipo de asociaciones consigan darle visibilidad a la sexualidad en personas con discapacidad, y se convierta en una realidad para que deje de ser un tabú en nuestra sociedad.

Logos juntos