Cuidemos nuestra voz (pautas de higiene vocal)

Voz

Desde el servicio de logopedia de FUNCASOR, estamos especializadas en la rehabilitación del lenguaje y la audición de personas con discapacidad auditiva. Sin embargo, también abordamos otras alteraciones del habla o del lenguaje que requieran atención logopédica.

En este artículo queremos presentarles “pautas de higiene vocal”, que aconsejamos aplicar para evitar alteraciones de la voz, como por ejemplo la disfonía.

¿QUÉ ES LA DISFONÍA?

Se define como una alteración de la voz en alguna de sus cualidades (intensidad, tono y/o timbre) debido al abuso o uso incorrecto de la misma (disfonía funcional), la cual puede provocar una disfonía orgánica (nódulos vocales).

Los principales puntos a trabajar en la rehabilitación logopédica serán:

  • Crear conciencia de higiene vocal.
  • Respiración costo diafragmática.
  • Uso adecuado de la voz.
  • Técnicas de relajación.

PAUTAS HIGIENE VOCAL:

Se puede definir la “higiene vocal” como aquellas normas o pautas encaminadas a facilitar la prevención de alteraciones de la voz evitando la conducta de esfuerzo o abuso vocal, para conseguir un uso racional y saludable del sistema fonador. Las pautas de higiene vocal pueden estar relacionadas directa o indirectamente con la producción de voz. Es necesario revisar las conductas o hábitos perjudiciales y tomar conciencia de ellos para poder modificarlos y reducirlos.

Las pautas de higiene vocal las podemos clasificar en:

  1. Pautas generales.
  2. Pautas del aparato respiratorio.
  3. Pautas del sistema de vibración.
  4. Pautas del sistema de articulación.
  5. Pautas de higiene alimentaria.

Pautas generales:

  • Se debe tener en cuenta los hábitos generales como el estado mental general de la persona (nerviosismo, tensión muscular, estrés…), ya que esto influye en la tensión muscular, e indirectamente en la postura y producción vocal. Es importante mantener un buen autocontrol de las emociones y los sentimientos, así como realizar habitualmente ejercicio físico para mantener un buen tono muscular. Para ello se practicarán ejercicios de relajación.
  • Mantener un correcto equilibrio postural, ya que los problemas y vicios posturales pueden afectar a la función vocal. Para ello, es adecuado mantener la cabeza alineada con el cuerpo para que la voz salga libremente, y mantener los hombros relajados.
  • Sentir e identificar los signos de fatiga vocal (picor, carraspeo excesivo, esfuerzo al hablar) y en qué momentos o situaciones se producen.
  • Evitar gritar o hablar en entornos ruidosos.
  • Evitar hablar o cantar con resfriado, ronquera o cualquier molestia que afecte a la voz. Es recomendable hacer reposo vocal en estas situaciones.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire frío. No ingerir bebidas muy frías. Pueden provocar reacciones vasomotoras en la laringe y reflejos de contracción faríngea que repercuten negativamente en la emisión vocal.
  • No fumar, ya que es el elemento más tóxico que puede dañar el aparato respiratorio y fonador.
  • El hábito de carraspeo es más dañino que la tos, y tiene el riesgo de convertirse en un hábito inconsciente. Al realizar el carraspeo, los repliegues vocales sufren una acción agresiva y constante que a la larga ocasiona daño. En estos casos es aconsejable beber agua y evitar el esfuerzo vocal.

Pautas del aparato respiratorio en higiene vocal.

  • Procurar que la inspiración sea nasal, rápida y silenciosa. Evitar hablar inspirando excesivo aire, ya que nos cansará y nos dará rigidez.
  • Realizar respiración costo-abdominal, evitando la respiración incorrecta (superficial). Al respirar de manera superficial, la musculatura del cuello se verá sobrecargada y por lo tanto la emisión de voz también.
  • Evitar una atención excesiva a la respiración ya que no se producirá de manera natural.
  • Evitar hablar con insuficiente aire en la inspiración y procurar no quedarse sin aire mientas se habla. Si se fuerza la utilización del aire residual, sentiremos que nos ahogamos y forzamos la musculatura.
  • Evitar hablar a alta intensidad. Se trabaja con altas presiones bajo la glotis (abertura superior de la laringe, delimitada por las dos cuerdas vocales).
  • que producen mayor esfuerzo a nivel de las cuerdas vocales.
  • Evitar contener la respiración mientras se piensa lo que se va a decir.
  • Utilizar las actividades de lectura, recitado de poemas, canciones para trabajar la coordinación fonorespiratoria.
  • Evitar ambientes de polvo en suspensión, ya que se producirá sequedad de las mucosas del aparato respiratorio y fonador.  

Pautas de higiene vocal del sistema de vibración.

  • Procurar realizar un ataque vocal correcto evitando realizar susurro al inicio del habla o un escape de aire explosivo.
  • Se intentará evitar excesiva tensión glótica (hipermovilidad), o tensión glótica insuficiente (hipomovilidad).
  • Evitar la voz monótona y demasiado relajada. Debe haber cambios tonales y melódicos que permitan a la musculatura laríngea mantener un tono adecuado.
  • Evitar aumentar la intensidad realizando una hipertensión de la laringe: chillar con el cuello.
  • Evitar hablar durante el esfuerzo físico ya que se da preferencia a la respiración para la captación de oxígeno frente a la respiración para hablar. Además el ejercicio aumenta la tensión muscular, lo que dificulta la elasticidad del aparato fonatorio.

Normas de higiene vocal del sistema de articulación.

  • Evitar hablar con la boca semicerrada: producirá una vez áspera, estridente, con escasa riqueza de armónicos, ligeramente nasal, y escasa proyección e inteligibilidad de la palabra.
  • Evitar hablar con movimientos exagerados.
  • Procurar que la emisión de la voz sea lo más anterior posible dentro de la cavidad oral: proyección vocal.
  • Evitar el consumo de productos que resecan las mucosas respiratorias: los caramelos por su alto contenido en azúcares, los dulces, las salsas… Al resecarse las mucosas, la resonancia no se producirá eficientemente.

Pautas de higiene alimentaria.

  • Mantener una dieta equilibrada. Aunque es una normal de salud general, también puede afectar a la emisión vocal.
  • No comer grandes cantidades.
  • No ingerir alimentos o bebidas excesivamente fríos.
  • Evitar alimentos picantes, fuertes y con exceso de sal que irritan la mucosa laríngea.
  • Las bebidas alcohólicas también afectan al aparato fonador.
  • Es muy importante beber líquido de manera regular, ya que mantendrá las cuerdas vocales y el cuerpo en general hidratados. Mejor si no se trata de bebidas gaseosas.

 

logos logopedia